Irrigación desmiente a La Pampa: "La falta de agua en el Atuel no tiene nada que ver con las operaciones que hace este organismo"

"Lo que está sucediendo en el límite es parte del comportamiento natural del río. Y no esta vinculado directamente a lo que Irrigación eroga desde Valle Grande", sostuvo Sergio Marinelli, Superintendente del Departamento General de Irrigación, luego de que en el día de ayer, el Gobierno pampeano manifestara que "se verificó la apropiación del 100 por ciento de las aguas del Atuel por parte de Mendoza", a través de las declaraciones efectuadas por el Secretario de Recursos hídricos de La Pampa, Javier Slegel, integrante de la Comisión Comisión Interjurisdiccional del Atuel Inferior.

La situación actual en el límite provincial no obedece en nada al manejo que realiza el Departamento General de Irrigación, ya que como puede apreciarse en la gráfica (link gráfica), la disminución sigue una tendencia natural para este tramo del río, con pequeños aumentos como consecuencia de lluvias que ocurren en distintos sectores de la cuenca aguas abajo de Valle Grande.

Comportamiento del río en el tramo inferior de la provincia de Mendoza

Comparativamente, entre el ciclo hidrológico del período 2017-18 y el presente, el agua dejó de escurrir en Puente Vinchuqueros un mes antes en el actual (2018-19).

El caudal medio del río Atuel en la estación Paso de la Arena para el período 01/set/2017 al 28/12/2017 fue de 5,16 m³/s. En el presente año para el mismo período el caudal fue de 3.7 m³/s (29 % menos).

La explicación tiene diversas causas, la principal un año hidrológico de una disminución del 15% respecto del año anterior, los aportes de precipitaciones durante setiembre a noviembre de 2017 produjeron 4 eventos que significaron aumentos importantes de caudal alcanzando los 12, 20, 11 y 13 m³/s. que atenuaron los efectos de disminución natural del caudal.

El caudal en Paso de la Arena cuando disminuye de 2.4 m³/s termina insumiéndose dentro de la provincia de Mendoza y no es medible al límite con La Pampa (ya que no escurre), ya que los aportes por el subálveo del río continúan a lo largo de éste, tal como pudo apreciarse en el vuelo de febrero de 2017, oportunidad en que se insumía completamente antes del límite provincial y unos kilómetros aguas abajo reaparecía en superficie un caudal observable desde el aire.