Escasez nueva normalidad: obras y cambio cultural en el cuidado del agua para afrontarla

El Pronóstico 2018-2019 presentado por Irrigación prevé que Mendoza tendrá un año más de escasez en la oferta de agua que escurrirá por los ríos. Por ello es que se requiere de más eficiencia en la administración y distribución del agua. Para esto, desde el organismo que administra el agua en la Provincia se apuesta a generar un cambio cultural en el cuidado del agua. Un cambio de paradigma ante esta situación de "escasez nueva normalidad".

En 2018 Irrigación llevó adelante obras que ayudan a moderar los efectos del cambio climático.

En Valle de Uco culminamos la obra de  impermeabilización, presurización y construcción de reservorios en los sistemas de riego arroyo Villegas-canal La Pampa. Obra que beneficia a 4679 hectáreas y que incluye además un entubado de 12 km que permitirá por la pendiente del terreno presurizar el agua e implementar el riego a la demanda. La inversión 2018 fue de $7,5 millones. 

En Alvear controlamos la construcción del Acueducto Ganadero Bowen-Canalejas, más de 500 km de tuberías y el avance de obra hasta el momento es de un 63%.

En la 6º zona de riego del río Mendoza estamos poniendo en marcha el riego acordado gracias a la construcción de 3 reservorios con capacidad para albergar 1 millón de m3 de agua, lo que permitirá entre algunas de sus funciones, el resguardo del turno de riego para cuando el regante lo necesite. La obra beneficia también a los regantes de la 5ta zona, en Lavalle, donde también ya están regando bajo esta modalidad. La inversión 2018 es de $16,5 millones.

En tanto que en Luján culminamos la obra de Revestimiento del Tramo Superior del Canal Cacique Guaymallén: una obra que beneficiará a más de 38 mil hectáreas y 16 mil regantes. La inversión 2018 fue de $125, 5 millones y el avance obra es de un 45%.

En 2018 también concretamos 35 obras con financiamiento propio por $165 millones, que permitieron revestir 25 km  de cauces, en todas las cuencas.

Entre los tipos de obras que se ejecutaron se encuentran: obras de revestimiento como las ejecutadas en Canal Toledano, río Diamante; canal Perrone, río Atuel; canal Norte Alto Verde, río Tunuyán Inferior; y canal Matriz Cañada Colorada, Malargüe, entre otros; obras de reparación y mantenimiento de diques como las ejecutadas en Valle de Uco, río Tunuyán Superior; y dique Blas Brisoli, Malargüe; reparación y mantenimiento de losas como las ejecutadas en el canal Matriz San Martín, río Mendoza; y de entubado como el de canal Perrone, cuenca del Atuel.

Plan Provincial de Sequía

Desde hace casi 10 años la situación de escasez que afecta nuestra provincia se ha agravado. Año tras año, el escurrimiento de los ríos se ve mermado por la disminución de nevadas que afectan los caudales. En consonancia con el cambio de paradigma ante esta situación, es que el Gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, presentó en la Legislatura Provincial una iniciativa con los lineamientos para la elaboración de un Plan Provincial de Sequía que busca actuar de manera preventiva. Es un marco regulatorio con perspectiva innovadora, donde la conciencia ante nuevos desafíos se hace significativa.

Es necesario minimizar los impactos sociales, ambientales y económicos ante las problemáticas que ya se evidencian, producto de las situaciones de sequía. Proteger el agua de Mendoza, es un desafío impostergable.

El proyecto de ley ingresó por la Cámara de Diputados y busca generar un cambio de paradigma ante esta nueva normalidad de escasez que impera en la provincia. Entre los objetivos que persigue el Plan se destacan el minimizar los impactos sociales, ambientales y económicos de eventuales situaciones de sequía sobre el abastecimiento urbano, las actividades económicas, según la priorización de usos establecidos en la legislación de aguas, y el ambiente; establecer un sistema de indicadores para la determinación de los umbrales de sequía en cada cuenca hidrográfica e hidrogeológica de la provincia; y medidas de actuación específicas para cada uno de los distintos usos del agua.

Entre las medidas que establece el Plan, se pueden considerar diversos tipos de acciones, dirigidas tanto a la gestión de la demanda como al incremento de la disponibilidad. Entre las medidas principales se encuentran: fijación de vedas sobre usos de menor prioridad legal; implementación de mecanismos de re asignación de recurso; minimizar de pérdidas en las redes de abastecimiento; obligatoriedad de la Instalación de dispositivos de medición en grandes y medianos usuarios; fomentar a nivel intrafinca las acciones necesarias para llegar a una eficiencia razonable; riego acordado; intensificar las medidas de control de calidad del agua; activación del RUA (Banco de agua); y entrega volumétrica.

 

Mirá el video