Vuelve el agua en la Jefatura de zona de riego del río Malargüe

El agua volvió a correr por los cauces de la Jefatura de zona de riego del río Malargüe. Luego de un período de corta anual de agua, que se extendió durante dos meses, ya se prepara para recibir una nueva temporada de riego.

Durante el período de corta se concretaron obras por $14 millones, que permitieron poner a punto el dique Blas Brísoli. En su mantenimiento se invirtieron $3.2 millones y el beneficio será para 6.200 hectáreas. 

El presente proyecto se refiere a obras de reparación y mantenimiento en las compuertas Nº 1 y 2, y 8 y 9, con el fin de evitar pérdidas de agua y mejorar el funcionamiento de las instalaciones existentes.

Históricamente, se han realizado intervenciones menores de tipo electromecánico en los distintos sectores del dique, logrando mantener las instalaciones en forma operativa. En esta oportunidad, y en virtud de ser un dique de cabecera y de vital importancia para la actividad agrícola de Malargüe, se realizará el mantenimiento preventivo acorde a las exigencias del sistema. Estos trabajos se reclamaban desde hace muchos años, por lo que se le dio este año la prioridad necesaria.

En tanto que, el 1º de agosto se inició la obra de revestimiento en el canal Cañada Colorada (primera etapa), cuya inversión es de $7 millones y la superficie beneficiada es de 3 mil hectáreas. 

En breve comenzará la tercera y última obra en esta zona de riego. Una obra de electrificación en el Comparto 1 y 2 por $400 mil. La misma beneficiará a 3.400 hectáreas.