“La Pampa ha quedado presa de su propio relato por el Atuel”

El Superintendente de Irrigación, Sergio Marinelli, habló con distintos medios locales luego de la reunión que mantuvo en Capital Federal con los representantes de Mendoza y La Pampa de la CIAI y dijo que será complicado llegar a un acuerdo con La Pampa por el caudal de agua que se debe enviar por el Río Atuel. 

“Nosotros no podemos dar una gota de agua si no es con obras, entonces tenemos que ir encontrando solución a este problema. En los próximos meses baja la demanda de riego porque termina el verano y empezamos a necesitar menos agua entonces, empieza a llegarle agua a La Pampa naturalmente. Yo no sé si no está la posibilidad todavía de encontrar algún camino de acuerdo previo al 14 de febrero que es cuando se vence el plazo y de no haberlo iríamos a la Corte”, aseguró el Superintendente.

Marinelli explicó que la exigencia de La Pampa está fuera de la participación de los mendocinos y que “por cada metro cúbico por segundo que se le esté dando a La Pampa, si no hay obras, tendremos que dejar de regar aproximadamente mil hectáreas, imaginen el impacto que esto tendría en General Alvear y San Rafael que son las zonas irrigadas y en producción del Atuel.”

El Superintendente recordó además que, si bien en el ’87 la provincia de Mendoza tenía un fallo que le permitía regar 75 mil hectáreas, sólo se ha llegado a un 60% del total porque no alcanza el agua y luego aparecen las cuestiones ambientales, ya que hay que encontrar un caudal apto que permita recomponer el medio ambiente en el oeste pampeano.”

Sobre el futuro de las negociaciones con los pampeanos, Marinelli dijo que “la provincia siempre tiene la buena voluntad de acordar y que inclusive se ha ofrecido hacer un monitoreo conjunto de la cuenta que permita ir viendo cómo se comporta el ambiente a partir de dotarlo de esos caudales mínimos. En caso que no fuera lo esperado podrían ser aumentandos paulatinamente pero respetando principios básicos que están en el fallo, que es respetar la gradualidad.”

Finalmente consultado sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo, antes de que termine el plazo otorgado por la Corte para que Mendoza y La Pampa se pongan de acuerdo por el caudal del Río Atuel, Marinelli dijo que no hay muchas expectativas y opinó “creo que ellos han quedado un poco prisioneros de todo un relato que se ha armado desde hace muchísimos años y que tiene que ver con que Mendoza le robó un río y no es así. Tengo una cuota mínima de esperanza que entren en razón pero no creo que ellos hoy vayan a resignar lo que vienen diciendo todos los días. Sería muy abrupto para ellos, especialmente para su gobernador, aceptar una propuesta de acuerdo.”